Reseña: Otra vuelta de tuerca

otravultadetuerca

Título original: The Turn of the Screw

Autor: Henry James

Idioma original: Inglés.

País: Estados Unidos.

Número de paginas: 98.

Género: Clásico, Suspenso, Terror.

Año de Publicación: 1898

 


SINOPSIS

¿Siguen viviendo las personas después de la muerte? En caso afirmativo, ¿mantienen contacto con el mundo de los vivos? No es fácil dar respuesta a estas preguntas, aunque quizás muchos ofrezcan una respuesta clara y rápida. En todo caso, esa posible relación entre los muertos y los vivos es algo que ha atraído desde siempre a la humanidad, y son muy numerosos y variados los relatos dedicados a tratar este tema. Para algunos, el mundo está plagado de fantasmas y espíritus, seres de otro mundo que irrumpen y se ponen en contacto con personas especialmente dotadas para percibir su influencia.

De uno de esos contactos trata esta novela de Henry James, quien logra aquí una de las joyas de la literatura fantástica o de fantasmas. La novedad aportada consiste en que son dos niños quienes protagonizan esa relación, acompañados por una institutriz que intenta protegerlos de la influencia de los espíritus de los muertos. Y como siempre ocurre con las obras de este género, su lectura nos atrae, sin dejar de producirnos en diversos momentos un profundo desasosiego e incluso miedo.


CRESCENDO

Comencé a leer Otra vuelta de tuerca de Henry James hace unos años. Dejé de leer, principalmente, porque parecía lento para salir adelante con frases largas y enrevesadas que parecen arrastrar la historia. Por lo tanto, fue con bajas expectativas que comencé nuevamente y después de varios años a leerlo. Me sorprendió. Esta vez la historia no arrastró, la estructura de la oración no me molestó y me clavé con el libro.

Pero, ¿es una historia de fantasmas o un estudio psicológico? De cualquier manera hay cosas espeluznantes, perturbadoras. Es una historia dentro de una historia, contada como una historia de fantasmas a un grupo de personas que se sientan alrededor del fuego en una casa antigua. Cuenta de dos niños y su institutriz. Ella ha sido empleada por su tío que no quiere tener nada que ver con ellos. Su anterior institutriz había muerto en circunstancias misteriosas (¿fue cuando dio a luz?). El niño mayor, Miles, estaba en la escuela y llega a la casa justo después de la nueva institutriz, después de ser expulsado de la escuela por alguna terrible e inexplicable ofensiva.

Cuando la nueva institutriz conoce a ambos, los niños parecen ser hermosos angelitos pero, ¿son inocentes como parecen? ¿Y pueden ver los fantasmas o no? ¿La institutriz realmente puede verlos o los imagina cuando ve por las ventanas, de pie en silencio y mirando desde lo alto de una torre, o mirando fijamente a través del lago…? ¿Son los fantasmas de la señorita Jessel, la anterior institutriz y Peter Quint, también empleado anterior? ¿Qué relación tenían con los niños? ¿Todavía tienen que aferrarse a los niños? preguntas contestadas y otras que simplemente dejaron el el aire son esas y muchas más, además, hay que decir que el ama de llaves, la señora Grose no es precisamente de mucha ayuda, sin mencionar que está desquiciada por todos los acontecimientos.. pobre.

La historia es oscura y melodramática, acerca de lo bueno y lo malo y los indicios de relaciones sexuales, reflejando la sociedad victoriana de la época.

Se basa en una historia de fantasmas contada a James por el arzobispo de Canterbury, Edward White Benson. Se publicó por primera vez en 12 cuotas en Collier’s Weekly, una revista popular y ilustrada de Nueva York en 1898. Para entonces su muñeca era demasiado dolorosa para escribir la historia y la dictó a su secretario, William MacAlpine, quien tecleó el habla de James.

“The Turn of the Screw” publicado por primera vez en 1898, es una historia extrañamente adecuada para la edad de la crianza. Predica la determinación de mantener a los niños seguros, de vigilar cada uno de sus movimientos, de conocer sus vidas interiores. El temor de que en cada rincón se encuentre un extraño que pudiera no ser de lo mejor y que en su inocencia los niños pueden no reconocer el peligro. Se refleja en el creciente pánico de la institutriz con respecto al paradero de sus cargos – cuando Miles la distrae, Flora inmediatamente toma la oportunidad de desaparecer afuera, arriesgando su vida con espíritus oscuros.

Hay una razón por la que muchas buenas historias de fantasmas giran alrededor de los niños: pueden ser las más capaces e inflexibles de los mentirosos, pero queremos creer, con tanto fervor, en su inocencia. No podemos saber dónde van en sus vidas interiores, esos momentos de ensueño en los que parecen casi obsesionados. En esta era de ansiedad, en la que un niño puede estar en su habitación y, sin embargo, a través de una computadora portátil, puede estar en cualquier parte del mundo. El libro es particularmente resonante – cada batalla de los padres para proteger a los niños de malevolencia sin nombre.


Publicado por: Allori

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s